jueves, 5 de febrero de 2009

VEHICULO ASISTENCIAL


VEHÍCULO ASISTENCIAL
Objetivos del tema
1. Garantizar el funcionamiento del vehículo y realizar la conservación y mantenimiento del material sanitario de la ambulancia.
2. Realizar la limpieza, desinfección e higiene del propio vehículo y su material sanitario, utilizando los protocolos adecuados.
3. Conocer los diferentes tipos de ambulancias según las características técnico-sanitarias del vehículo.
Palabras clave
- Documentación
- Mantenimiento
- Desinfección
2.1. INTRODUCCIÓN
En los últimos años los sistemas de urgencias extrahospitalarias han experimentado un gran desarrollo.
El objetivo es prestar la mejor asistencia sanitaria posible al paciente en el mismo lugar que se origina la emergencia y la posterior evacuación al centro hospitalario en las mejores condiciones posibles.
Para alcanzar este objetivo los medios materiales utilizados han sido enormemente mejorados. Las
ambulancias actuales ya no sólo se dedican a trasladar pacientes, sino que están dotadas del material necesario para prestar asistencia sanitaria en ruta.
2.2. TIPOS DE AMBULANCIAS, SEGÚN EL DECRETO 42/1998

Tipo I
Ambulancias Básicas
Equipamiento mínimo.
Destinadas al desplazamiento de pacientes sin prestar asistencia en ruta.
Una única persona, sin exigirle formación sanitaria.
Evidentemente el tipo de ambulancia que más nos interesa son las ambulancias asistenciales y las ambulancias medicalizadas.
2.3. DOCUMENTACIÓN OBLIGATORIA DE LAS AMBULANCIAS
La primera condición imprescindible para la operatividad de una ambulancia es que cuente con toda la documentación legalmente exigible. Sin ella el vehículo no está capacitado para desempeñar su labor, siendo ésta una responsabilidad del conductor.
2.3.1. Certificación técnico-sanitaria
Se trata de una autorización administrativa otorgada por el órgano (estatal o autonómico) competente en materia de sanidad. Esta certificación acredita las condiciones técnico-sanitarias del vehículo. El primer certificado tiene una validez de dos años, a partir de los cuales se renueva anualmente hasta un máximo de ocho. Es en este documento dónde se especifica el tipo de ambulancia. Se acompaña de un libro de registro de inspecciones y otro de reclamaciones.











2.3.2. Tarjeta de transporte
Autorización administrativa otorgada por el órgano competente (estatal o autonómico) en materia de transportes.
Es el documento que especifica el número de plazas que cada vehículo está obligado a transportar.
2.3.3. Permiso de circulación
Documento emitido por la Jefatura de Tráfico correspondiente que identifica al vehículo por su matrícula, número de bastidor, fecha de matriculación, propietario, etc.
2.3.4. Autorización de industria
Acreditación emitida por el órgano competente en materia de industria que especifica las características técnicas del vehículo en cuestión. Aquí se recogen cuestiones como las dimensiones del vehículo, potencia del motor, transformaciones que haya sufrido, etc. Su validez ha de renovarse periódicamente en las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV).
2.3.5. Seguro obligatorio
Documento imprescindible para la circulación de cualquier vehículo de motor. Se contrata con entidades aseguradoras privadas y asegura las consecuencias que se puedan derivar de los accidentes de circulación.
La ausencia de este documento es responsabilidad exclusiva del conductor.
2.3.6. Carnet de conducir
De la categoría BTP, que autoriza la conducción de los llamados vehículos de emergencias (ambulancias, coches de policía, etc.).
2.3.7. Autorización administrativa
Otorgada por el órgano competente en materia de transportes que autoriza a las empresas de ambulancias a la actividad del transporte sanitario. En ella se especifica los medios con que cuenta la empresa para su actividad.
2.3.8. Otra documentación necesaria
• Planos y callejeros de las localidades dónde el vehículo desarrolle su actividad.
• Mapa de carreteras de la Comunidad Autónoma.
• Hojas asistenciales.
• Listado de claves y actuación en caso de accidentes con productos peligrosos.
• Libro de registro de limpieza y desinfección del vehículo y su material.
2.4. CONTROL Y MANTENIMIENTO DEL VEHÍCULO Y DEL MATERIAL SANITARIO.
MATERIAL DE LAS AMBULANCIAS
2.4.1. Mantenimiento del vehículo
Controlar y mantener el funcionamiento del vehículo, realizando las operaciones básicas de mantenimiento para su correcto funcionamiento es tarea y responsabilidad directa de la dotación del vehículo.
Antes de cada guardia o turno de trabajo debemos:
1) Comprobar el correcto funcionamiento de las señales luminosas del vehículo, además de las de prioridad o urgencia (ópticas y acústicas).
2) Verificar el buen estado de los neumáticos, presión y niveles del vehículo (frenos, líquido refrigerante, aceite, servodirección, etc.).
3) Asegurarse del nivel de combustible antes de comenzar el servicio.
4) Comprobar la existencia de la caja de herramientas, accesorios y recambios imprescindibles (rueda de repuesto con la presión adecuada, elevador manual, juego de luces de emergencia, triángulos de señalización, etc.).
5) Verificar el estado de las baterías y motor de arranque del vehículo.
6) Estado exterior del vehículo, en cuanto a su limpieza y estado de la rotulación.
En caso de detectar alguna anomalía que afecte a la operatividad del vehículo debe informarse sin pérdida de tiempo a la persona responsable y al Centro Coordinador.
2.4.2. Mantenimiento del material sanitario
Una vez verificado el estado del vehículo, procederemos a realizar una revisión que confirme la correcta disponibilidad de los diferentes equipamientos sanitarios de la ambulancia. Para ello se verificará el funcionamiento de cada uno de los aparatos y sistemas.
Se comprobarán las existencias del material fungible, verificando minuciosamente su recuento, estado, limpieza y caducidades. Además se ordenará en el interior de la cabina o célula sanitaria para acceder al diferente material en el menor tiempo posible, siguiendo unos criterios de colocación que más adelante describiremos.
En el caso de detectar la carencia, mal funcionamiento o mal estado de algún material, informar (es
conveniente dejar constancia por escrito) con la mayor brevedad posible a la persona responsable para su inmediata reposición.
La revisión previa del vehículo y su material ha de realizarse antes de cada guardia y se debe dejar constancia por escrito todas las carencias detectadas en un parte de revisión.
El material fungible (apto para un sólo uso) no podemos almacenarlo dentro de la ambulancia con
reservas ilimitadas. Es necesario reponer después de cada servicio todo lo que se utilizó en el anterior.
Para ello debemos contar con un pequeño almacén en la propia base dónde poder reponer con rapidez cánulas de guedel, mascarillas de oxígeno, sueros, sistemas de perfusión y abocats, etc.
También es necesario disponer en la propia base de una reserva de botellas de oxígeno, para no depender de los horarios comerciales del proveedor.
2.4.3. Vehículo, carrozado y distribución interior
Las ambulancias asistenciales son vehículos tipo furgón, de techo sobreelevado que deben reunir las siguientes características:
• Potencia fiscal igual o superior a 13 CV, capaz de mantener una velocidad de 100 km/hora durante un mínimo de una hora, con capaz de aceleración que le permite alcanzar los 80 km/hora en menos de 35 segundos y con una autonomía de marcha superior a los 300 Km.
• La suspensión será independiente en las cuatro ruedas, con servofreno y circuito doble, cambio de marchas sincronizado de 5 marchas y faros antiniebla anteriores y posteriores. Actualmente existen en el mercado varios modelos de vehículos industriales que cumplen o superan los anteriores requisitos.
Pero un furgón ha de sufrir una gran transformación en una empresa especializada hasta llegar a convertirse en lo que todos conocemos como una ambulancia asistencial.
En primer lugar debe separar la cabina de conducción de la sanitaria por un tabique provisto de una ventana practicable. Después se deberá acondicionar la cabina asistencial siguiendo las siguientes indicaciones:
• Habitáculo del conductor con capacidad para acompañante. Tendrá comunicación con la cabina
sanitaria a través de ventanilla e interfono.
• Las medidas interiores útiles mínimas de la cabina asistencial serán: 225 cm de largo, 150 cm de
ancho y 175 cm de alto de altura libre interna entre suelo y techo. En las ambulancias medicalizadas las medidas serán: de 325 cm de largo, 160 cm de ancho y 185 cm de alto.
• Dispondrá de sistemas de calefacción, ventilación e iluminación independientes de la cabina del
conductor, y ajustables desde la propia cabina, así como medidas de isotermia e insonorización aplicadas a la carrocería.
• La cabina asistencial tendrá los revestimientos interiores en paredes lisos. Suelo antideslizante.
Todos ellos serán impermeables, lavables, y resistentes a los agentes desinfectantes habituales.
• Claraboya superior translúcida practicable o sistema de aireación.
• Lunas translúcidas, fijas.
• Carriles para soporte, fijación y deslizamiento de camilla con ruedas o patines, con un sistema de seguridad que impida la salida fortuita del carril.
• En la cabina asistencial dos asientos, con cinturón de seguridad con tres puntos de anclaje, situado uno de ellos a la altura de la cabecera de la camilla, giratorios.
• Superficie de trabajo.
• Armarios suficientes y un mínimo de cuatro cajones para material sanitario, con sistema de enclavamiento seguro. En las ambulancias medicalizadas, uno de los armarios irá destinado a contener estupefacientes por lo que deberá contar con cerradura de seguridad.
• Lavabo con agua corriente y desagüe.
• Dispensador de jabón y toallas desechables.
• Cubo o bolsas de residuos, fijos o con sistema de tapa o cierre.
• Recipiente para residuos tóxicos y biopeligrosos.
• Instalación eléctrica:
• La instalación eléctrica del vehículo y de la cabina sanitaria serán distintas e independientes.
- Del vehículo: alimentará todos los equipos eléctricos no asistenciales.
- De la cabina sanitaria: alimentará todos los equipos asistenciales.
• Dispondrá de una fuente de energía auxiliar de la del vehículo, con salidas de 12V CC y
220V CA.
• Tomas de corriente interiores:
- 3 para 12V.
- 3 para 220V CA.
• Toma de corriente exterior de 220V CA.
• Sistema autónomo de suministro de energía eléctrica a la cabina asistencial consistente en equipo electrógeno o sistema alternativo de baterías. Posibilidad de incorporación de un equipo electrógeno.
• La instalación eléctrica se hará a tenor de lo dispuesto en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión y sus instrucciones complementarias.
• En el techo de la cabina asistencial deberá existir instalación fija de barras que permita una deambulación segura por el vehículo. Las barras irán situadas a lo largo de la cabina asistencial.
• Deberán existir soportes diseñados para una adecuada sujeción del aparataje médico y que permitan una fácil extracción.
• Todo el aparataje y utillaje deberán ir adecuadamente asegurados con sistemas que eviten desplazamientos durante la marcha, permitiendo una rápida extracción y disponibilidad en caso
necesario.
• El techo dispondrá de portasueros con sistema antibalanceo y con capacidad para al menos 4 botellas de suero de forma simultánea.
• Todo el equipo deberá estar ubicado en un panel lateral dispuesto de manera que los elementos
técnicos no sobresalgan y queden sujetos convenientemente.
• Iluminación:
• Dispondrá de la iluminación suficiente y necesaria para poder efectuar la asistencia correspondiente, compuesta de:
- Luces frías de neón a lo largo del techo protegidas con carcasa traslúcida y fácilmente extraíble.
- Luces halógenas direccionables.
- Luz de marcha de intensidad regulable.
• La intensidad de luz incidente sobre el paciente debe considerarse adecuada para la realización de técnicas médico-quirúrgicas.

MODELO DE DISEÑO DEL CARROZADO DE LA CABINA ASISTENCIAL:
Panel Lateral Izquierdo. Documento anexo
Panel Lateral Derecho.
Leyenda
Panel Lateral Izquierdo Panel Lateral Derecho
1.- Varios 20.- Maletín de primeros auxilios
2.- Camilla de cuchara 21.- Botellas de oxígeno
3.- Herramientas 22.- Transportín
4.- Varios 23.- Papelera
5.- Colchón de vacío
6.- Varios
7.- Varios
8.- Varios
9.- Varios
10.- Varios
11.- Varios
12.- Electro medicina
13.- Varios
14.- Varios
15.- Varios
16.- Ampulario
17.- Varios
18.- Maletín de oxigenoterapia
19.- Depósitos de agua
2.4.4. Material y equipamiento general
• Material de protección anti-incendios.
• Un extintor de tipo polivalente, de 6 Kg, ubicado en la cabina de conducción, y otro de 3 Kg
portátil, categoría II, en el compartimento asistencial.
• Sistema antichispas adaptable al tubo de escape.
2.4.5. Señalización
• Señalización óptica de preferencia de paso de tipo rotativo y señalización acústica con sirena de
dos tonos y megafonía incorporada que se ajustará a lo dispuesto en el código de circulación.
Se respetarán los decibelios recomendados por la DGT y la Dirección General de Salud Pública.
• Megafonía con control de volumen.
• Altavoz exterior ubicado en el techo del vehículo.
• Indicadores intermitentes de parada.
2.4.6. Equipamiento sanitario de las ambulancias asistenciales y medicalizadas
Ambulancias Asistenciales
• Una camilla capaz de trasladar a un adulto, con al menos dos ruedas giratorias de 360 grados y con sistema de patas extensibles y respaldo reclinable de 0 a 75 grados, con doble cinturón de seguridad desplazable longitudinalmente. Situada en el sentido de la marcha, colocada de forma que permita abordar al enfermo por todos los lados dejando espacio libre en la cabecera. Dotada de los siguientes accesorios: palo de suero, soporte para botella de oxígeno portátil y bolsa de accesorios.
• El sistema de sujeción de la camilla al carro ha de estar diseñado para ofrecer la máxima seguridad en caso de colisión o vuelco del vehículo.
• Portacamilla que permita desplazamiento lateral y posiciones de Trendelemburg positivo y negativo de al menos 30º.
• Anclajes para incubadora y/o cuna.
• Una camilla de tipo pala o tijera.
• Un colchón de vacío de forma rectangular, de material resistente y parte inferior reforzada, de dimensiones de 216 x 90 centímetros, con sistemas de asas en todo el perímetro. Se acompañará de bomba de vacío, sistema de tubuladuras y kit de reparación.
• Una silla de ruedas preferiblemente plegable, que sirva para bajar escaleras.
• Balón resucitador: un balón de respiración válido para adultos y otro pediátrico tipo Ambú autohinchable, con juego de mascarillas de adultos y pediátricas y sistema de válvula espiratoria.
Estará dotado con válvula de admisión de oxígeno con regulación constante de sobrepresión y de bolsa reservorio. Las mascarillas serán transparentes, con reborde de goma y recubrimiento antiempañamiento.
• Sistema de oxigenoterapia: instalación centralizada preferiblemente con acceso a las botellas y dotada de red de distribución con al menos cuatro tomas de pared. El equipo contará con botellas de oxígeno con una capacidad total superior a 4.000 litros, debiendo tener siempre una reserva mínima de 2.000 litros, siendo esto responsabilidad del adjudicatario. Toma rápida de oxígeno homologada por 061. Botella de oxígeno portátil y repuesto.
• Conducciones de oxígeno de seguridad. Red de distribución de baja presión, debiendo disponer en la conexión a la botella de válvula reductora dotada de llave de cierre y de manómetro indicador de la presión de alta de la instalación. Esta válvula debe estar dotada de sistema de seguridad que impida sobrepresiones de salida por mal funcionamiento de dicha válvula.
• Dos caudalímetros con humidificador que permitan un flujo de oxígeno de 15 litros por minuto, graduados por litros/minuto, debiendo llevar marcados la escala de caudal, la unidad de medida y el nombre o símbolo químico del oxígeno.
• Fonendoscopio para adultos.
• Mascarillas de oxígeno para uso adulto y pediátrico, con conexiones.
• Tabla para resucitación cardiopulmonar.
• Termómetro.
• Botiquín de socorrismo y primeros auxilios, incluyendo:
• Material de curas:
- Caja de 25 gasas no estériles.
- Caja de 25 gasas estériles.
- Venda triangular.
- Venda elástica de 7 x 10 cm.
- Vendas de gasa orillada 5 x 5 cm (3); 7 x 5 cm (10) y 10 x 10 cm (3).
- Esparadrapo de tela grande.
- Esparadrapo antialérgico.
- Guantes desechables (mínimo una caja) y estériles (4).
- Compresor.
• Soluciones antisépticas:
- Alcohol de 96 grados, 250 ml.
- Povidona yodada solución 10%, 125 ml.
• Cánulas de Guedel o de Mayo:
- 2 del número 5.
- 2 del número 4
- 2 del número 3.
- 2 del numero 2.
- 2 del número 1.
• Sueros:
- 3 sueros Ringer lactato 500 ml.
- 3 sueros fisiológicos 500 ml.
- 3 sueros glucosados 5%, 500 ml.
• Instrumental:
- Sistemas completos para aplicación de sueros (4).
- Agujas IV con catéter externo a aguja de 18 G (3) y 24 G (3).
- Dos llaves de tres vías para vías de perfusiones.
- Jeringas de 5 ml de plástico, desechables (5).
- Jeringas de 10 ml de plástico, desechables (5).
- Jeringas de insulina con aguja (5).
- Agujas desechables de 40 x 0,8 mm (5); 40 x 0,9 mm (5); 25 x 0,9 mm (5); 25 x 0,7 mm (5).
• Otros:
- Cepillos.
• Un aspirador de secreciones eléctrico portátil, con alimentación desde el vehículo y autónoma con batería, con sus correspondientes sondas de aspiración (5). Las condiciones de aspiración deben presentarse a los cuatro segundos de la conexión del tubo aspirador al sistema, y mantenerse constantes durante la marcha del vehículo con independencia de aceleraciones y deceleraciones.
El sistema dispondrá de regulación continua de vacío. Dispondrá de vaso colector de al menos 500 cc de capacidad. Irá dotado de válvula antirretorno.
• Esfingomanómetro portátil no invasivo.
• Dos juegos de férulas de inmovilización de miembros superior e inferior para adultos, uno de ellos de tipo neumático, preferiblemente tetracameral transparente.
• Férula de inmovilización cérvico-torácica para extricación de tipo Kendrick.
• Un juego de collarines cervicales de tipo Philadelphia, de dos cuerpos, de 5 medidas, incluyendo la pediátrica.
• Maletín de equipo respiratorio, que incluya:
- Los dos balones resucitadores tipo Ambú, uno de adulto y otro pediátrico, autohinchables, con estructura de doble pared, con juego de mascarillas de adultos y pediátricas.
- La botella portátil de oxígeno de al menos 300 litros de capacidad, con válvula, manómetro y caudalímetro.
- Mascarillas de oxígeno tipo Venturi (5 unidades), gafas nasales para uso adulto (5 unidades) y mascarillas con dispositivo de nebulización (2 unidades).
- Aspirador de secreciones manual.
- Cánulas de Guedel o Mayo.
El maletín deberá tener dimensiones que permitan un fácil acomodo del material anteriormente mencionado, y disponer todavía de espacio para futuras inclusiones de material. Estará fabricado en polietileno (color naranja) o en aluminio, ligero y robusto, con cerraduras que lo mantengan perfectamente cerrado y a la vez permitan una fácil apertura. Dispondrá de asa y correa.


Ambulancias Medicalizadas
• Una camilla de 200 cm. capaz de trasladar a un adulto, con rueda gruesa, de goma, con freno, al menos dos ruedas giratorias de 360 grados y con sistema de patas extensibles y respaldo reclinable de 0 a 75 grados, superficie rígida y aislante dividida preferentemente en tres tramos con doble cinturón de seguridad desplazable longitudinalmente. Situada en el sentido de la marcha.
Colocada de forma que permita abordar al enfermo por todos los lados dejando espacio libre en la cabecera. Dotada de los siguientes accesorios: palo de suero, mesa auxiliar para transporte, soporte para botella de oxígeno portátil y bolsa de accesorios.
• El sistema de sujeción de la camilla al carro ha de estar diseñado para ofrecer la máxima seguridad en caso de colisión o vuelco del vehículo.
• El carro debe permitir movimientos, preferiblemente controlados electrónicamente, de Trendelemburg positivo y negativo, elevación y descenso, desplazamiento lateral y debe poder incorporar una incubadora de transporte. Preferiblemente irá dotado con sistema de suspensión hidráulico.
• Una camilla de tipo pala o tijera.
• Un colchón de vacío de forma rectangular, de material resistente y parte inferior reforzada, de dimensiones de 216 x 90 centímetros, con sistemas de asas en todo el perímetro. Se acompañará de bomba de vacío, sistema de tubuladuras y kit de reparación.
• Una silla de ruedas preferiblemente plegable, que sirva para bajar escaleras.
Respiratorio
• Respirador: de tipo volumétrico, de transporte, con posibilidad de ventilar pacientes adultos y pediátricos, con posibilidad de ajuste de concentración de oxígeno como mínimo al 60% y al 100%, siendo preferible la inclusión de alarmas y sistema de control de presión en la vía aérea.
Irá dotado de caudalímetro. El respirador irá dotado de al menos dos circuitos respiratorios no desechables y reutilizables y dos desechables. Las tubuladuras para la canalización de gases no deben aplastarse en su uso normal o durante su almacenamiento y los mandos deben ser de fácil utilización y sin salientes traumáticos.
• Balón resucitador: un balón de respiración tipo Ambú autohinchable, con juego de mascarillas y sistema de válvula espiratoria. Estará dotado con válvula de admisión de oxígeno con regulación constante de sobrepresión, y posibilidad de adaptación de bolsa reservorio. Las mascarillas serán transparentes, con reborde de goma y recubrimiento antiempañamiento.
• Adaptador en T, con bolsa de respiración de tipo Brigs de 2 litros.
• Sistema de oxigenoterapia: instalación centralizada preferiblemente con acceso a las botellas únicamente desde el exterior y dotada de red de distribución con al menos cuatro tomas de pared. El equipo contará con botellas de oxígeno con una capacidad total superior a 4.000 litros.
• Conducciones de oxígeno de seguridad. Red de distribución de baja presión, debiendo disponer en la conexión a la botella de válvula reductora dotada de llave de cierre y de manómetro indicador de la presión de alta de la instalación. Esta válvula debe estar dotada de sistema de seguridad que impida sobrepresiones de salida por mal funcionamiento de dicha válvula.
• Dos caudalímetros con humidificador que permitan un flujo de oxígeno de 15 litros por minuto.
• Equipo de intubación: dos laringoscopios para adultos, uno al menos de fibra óptica, con juego de palas nº 5, 4, 3, 2, curvas y nº 1 y 0 rectas. Un juego de bombillas de repuesto. Dos pinzas de Magill, adulto y pediátrica.
• Un juego de tres fiadores, adultos, niños y neonatos.
• Fonendoscopio: un fonendoscopio de adultos.
• Pulsioxímetro fijo: con capacidad de registro de, al menos, saturación de oxígeno, frecuencia cardíaca y pletismografía de pulso cardíaco, con juego de cables de conexión para pacientes adultos y pediátricos. Con sistema de carga y conexión de 12 v y capacidad de batería suficiente con una batería de repuesto.
• Capnógrafo: para la medida del CO2 espirado.
• Aspirador: dos aspiradores, uno mecánico y otro eléctrico, este último con alimentación desde el vehículo. Las condiciones de aspiración deben presentarse a los cuatro segundos de la conexión del tubo aspirador al sistema, y mantenerse constantes durante la marcha del vehículo con independencia de aceleraciones y deceleraciones. El sistema dispondrá de regulación continua de vacío. Dispondrá de vaso colector de al menos 500 cc de capacidad. Irá dotado de válvula antirretorno.
• Equipo de drenaje pleural.
• Equipo de cricotireotomía.
Cardiocirculatorio y monitorización
• Esfigmomanómetros: uno portátil no invasivo, con manguitos de diferentes diámetros, incluyendo manguito para uso pediátrico, conexión a 12v o 220v y autonomía por batería, y otro fijo, de adultos y pediátrico con juego de manguitos de diferentes medidas.
• Dos manguitos de infusión rápida.
• Una bomba de perfusión de tipo jeringa, con capacidad para dos infusiones simultáneas. Debe ir dotada de batería, cargador y posibilidad de conexión a 12v o 220v, que no altere su funcionamiento con las vibraciones ocasionadas por movimiento.
• Medidor de glucemia.
• Equipo quirúrgico para cirugía y hemostasia: al menos dos equipos compuestos cada uno de ellos por:
.- Caja de instrumental.
.- Porta-agujas de Mayo-Hegar.
.- Pinza de Halstar con manguito curvo para hemostasia.
.- Pinza de Rochester-Pean.
.- Pinza de disección con dientes.
.- Tijera curva.
• Monitor desfibrilador portátil, visible con eje de 45 grados, con alimentación a 12v, con baterías propias de tres horas de autonomía y juego de baterías de repuesto. Dotado con cardioscopio de 3 canales, selector de canales de 12 derivaciones de ECG, sonorizador de ritmo cardíaco, energías de descarga en desfibrilación de al menos entre 10 y 360 julios, admitiendo una descarga de la batería un mínimo de 10 descargas de 360 julios cada una, pudiendo sincronizarse la descarga con QRS, o utilizarse en modo asíncrono y con capacidad de registro sobre papel.
Contará con marcapasos integrado para estimulación cardíaca transcutánea y juego de palas para adultos y pediátricas. Irá acompañado de 2 cables de paciente de tres derivaciones y un cable de 12 derivaciones para ECG. El aparato contará con bolsa de transporte. Contará con 2 juegos de electrodos para el marcapasos externo. Con conexión a red y cargador de batería.
• Electrocardiógrafo de 12 derivaciones.
Equipamiento para traumatología y sistemas de inmovilización
• Dos juegos de férulas de inmovilización de miembros superior e inferior para adultos, uno de ellos de tipo neumático, preferiblemente tetracameral transparente, y otro de vacío.
• Un juego de férulas de inmovilización para pacientes pediátricos para miembros superior e inferior.
• Férula de inmovilización cérvico-torácica para extricación de tipo Kendrick.
• Férula de tracción de fémur.
• Un juego de collarines cervicales de tipo Philadelphia de 5 medidas, incluyendo la pediátrica.
• Inmovilizador de cabeza tipo “Dama de Elche”.

Maletas
De material resistente y ligero, preferiblemente de aluminio, estancas, con cierres de seguridad, permitiendo transporte y apertura adecuadas en el interior y exterior del vehículo y con capacidad y distribución adecuadas a la función del vehículo.
• De RCP:
- Botella de oxígeno portátil con capacidad para 300 litros.
- Sistema manorreductor y caudalímetro con capacidad de aporte de 15 l/min y posibilidad de conexión a ventilador mecánico y mascarilla indistintamente.
- Balón resucitador: un balón de respiración tipo Ambú autohinchable, estructura de doble pared, con juego de mascarillas y sistema de válvula espiratoria. Estará dotado con válvula de admisión de oxígeno con regulación constante de sobrepresión, y posibilidad de adaptación de bolsa reservorio. Las mascarillas serán transparentes, con reborde de goma y recubrimiento antiempañamiento e incluirá mascarilla pediátrica. Contará con un sistema que permita el acoplamiento de válvula PEEP de hasta 10 cm de agua. Bolsa reservorio.
- Un juego de laringoscopio con palas 5, 4, 2 curvas y 1 y 0 rectas.
- Aspirador de secreciones manual.
- Una pinza de Magill.
- Tubos de Guedel.
- Fiadores.
- Tijera.
- Espacio adicional suficiente para otro material.
- Deberá contarse con un número adecuado de bombonas portátiles de repuesto que responda a las necesidades de actividad del vehículo.
• De medicación y enfermería:
- Con compartimentación y capacidad adecuada a la función que se le destine.
• De material pediátrico:
- Con capacidad adecuada para el almacenaje del material pediátrico que se relaciona en el punto siguiente y adicional suficiente para otro material.


Material pediátrico
• Respirador manual de balón con juego de mascarillas entre las que se incluirá mascarilla de neonato.
• Un laringoscopio pediátrico con al menos 2 palas de diferente tamaño, preferiblemente de fibra óptica, y que incluirá pala de neonatos con juego de bombillas de repuesto.
• 1 pinza de Magill pediátrica.
• 1 fonendoscopio pediátrico.
2.4.7. Sistema de comunicaciones
Sistema de telecomunicaciones para su enlace con la Central, eficaz en toda su área de influencia. Está compuesto por un teléfono móvil y dos terminales Trunking, una fija de 25 W y otra portátil de 5 W.



2.4.8. Varios
• Dos cortacinturones, uno ubicado en el compartimento asistencial y otro en la cabina de conducción.
• Carpeta metálica para soporte y compartimento integrado de documentación asistencial con iluminación portátil.
• Una cuerda elástica con una longitud mínima de 20 metros y con una resistencia de tracción igual o superior a 2.000 Kg. Una palanca pata de cabra y cizalla. Juego de herramientas básicas para la atención y mantenimiento del vehículo.
• Dos linternas de exploración de bolsillo, reutilizables, con dos juegos de pilas y bombillas de repuesto.
• Reloj digital de pared en la cabina asistencial, visible desde todos los puntos.
• Dos mantas isotérmicas.
• Una manta clásica.
• Tarjetas de triage.
• Dos sábanas por cada paciente, que podrán ser desechables.
• Plástico para camilla.
• Cuña de material plástico y botella irrompible.
• Tijeras corta ropa.
• Maquinillas de rasurar.
Las ambulancias medicalizadas contarán además con
• Cinta de balizamiento.
• Plásticos de triage de colores rojo, amarillo y verde de 80 cm de ancho y 200 cm de largo.
• Vasos de plástico desechables.
• Guantes en tres tallas no estériles desechables.
• Botellines de 33 cc de agua precintados.
• Nevera de transporte:
- Contará con un recipiente de frío con sistema termo-regulador para el almacenaje de medicación específica.
- Calentador de sueros a 12 V y capacidad, al menos, para dos botellas de 500 cc. Portátil, tipo bandolera.
2.4.9. Material de autoprotección
• Dos cascos personales de seguridad homologados, de acuerdo con el modelo que establezca el Ib-Salut 061, en su pliego de condiciones.
• Bengalas. Dos gafas de seguridad. Dos triángulos reflectantes de alerta. Linterna portátil. Cadenas para hielo y nieve. Dos pares de guantes gruesos de seguridad.

2.4.10. Uniformidad
Se define como uniformidad el conjunto de normas que regulan el diseño, color y características del vestuario, distintivos y otros efectos de aplicación a las ambulancias asistenciales para el ejercicio de sus funciones.
Vestuario
El vestuario utilizado por los TTS para el desempeño de sus funciones comprende: polo, pantalón, chaleco de intervención, jersey, anorak y calzado. Todas las prendas deben de estar provistas de bandas reflectantes que aseguren su visibilidad. Todas las prendas y materiales que contengan deberán ser resistentes a lavados industriales continuos.
Emblemas
Tienen por finalidad la identificación externa de las personas que forman parte del colectivo de trabajadores de las ambulancias asistenciales.
Todo el personal TTS tiene la obligación de portar el uniforme completo y su presentación ha de ser la óptima: uniforme limpio, polo dentro del pantalón, pantalón pie tierra y calzado lustroso y aseado.
El uniforme forma parte de nuestra imagen, por lo que se deberá cuidar al máximo. El vestuario ajado debe sustituirse de inmediato para no dar una imagen sucia y descuidada.
2.4.11. Higiene y desinfección de la ambulancia
Es el personal de turno en la ambulancia, único responsable tanto del vehículo como del material sanitario. Por ello deberá poner un especial interés en garantizar su funcionamiento y su perfecto estado operativo.
El aspecto exterior de la ambulancia ha de ser impecable en todo momento, ya que es la imagen que se proyecta del servicio, además de ser fiel reflejo de su interior. Se deberá limpiar siempre que se precise, dependiendo en gran medida de la meteorología o tipo de terreno sobre el que se circule.
El estado de la carrocería exterior del vehículo, así como otros elementos visuales, como los logos, pegatinas, etc., han de presentar también un estado impecable. De lo contrario estaríamos proyectando hacia el exterior una imagen descuidada del servicio. El pintado y rotulado exterior del vehículo debe cuidarse y acudir al taller para su reparación las veces que sean necesarias.
La higiene y desinfección del vehículo se realizará de acuerdo con el protocolo establecido en la
“Guía de limpieza, desinfección y esterilización” del Ib-Salut 061 y UTE TSB.
Limpieza
Proceso dirigido a la eliminación de todo material extraño depositado sobre objetos inanimados y/o
sobre piel, mucosas o cualquier otro tejido que pueda estar contaminado. Una buena limpieza constituye el 99% de la eficacia en la desinfección (cualquier resto orgánico que no haya sido eliminado mediante limpieza restará su eficacia al producto desinfectante).
Desinfección
Proceso mediante el cual se destruyen los microorganismos patógenos productores de enfermedades transmisibles (aunque no necesariamente esporas), de los fluidos, objetos y superficies. Debe realizarse en todo el material que está en contacto con la piel y mucosas. Niveles de desinfección:
• Nivel alto: se destruyen todos los microorganismos excepto algunas esporas bacterianas.
• Nivel medio: se inactivan bacterias, microbacterias y la mayoría de los virus y hongos.
• Nivel bajo: se puede destruir la mayoría de bacterias, algunos virus y hongos, pero no los microorganismos resistentes.
Esterilización
Proceso por el que se destruyen todos los microorganismos vivos, incluyendo bacterias, virus, formas vegetativas y esporas, es decir, cualquier forma elemental de vida. Se utiliza en instrumentos que se introducen directamente en el torrente sanguíneo o en zonas estériles del cuerpo.
El diverso material sanitario y la propia ambulancia deben de limpiarse y desinfectarse de acuerdo a la siguiente clasificación y procedimientos.

Desinfección de alto nivel
Se aplica al material en contacto con la vía aérea (ambús y sus mascarillas) y material de inmovilización que haya estado en contacto con la sangre (colchón de vacío, férulas, collarines, corsé espinal, tabla RCP, etc.).
Se realiza primero una limpieza minuciosa con agua y detergente, sumergiendo el material y cepillándolo tan pronto como sea posible, antes de que los residuos y la suciedad se sequen, prestando especial atención a las ranuras, pliegues y articulaciones. Después aclarar con agua fría, vaciando las ranuras.
Secar con bayetas limpias.
Una vez limpio el material se sumerge en una cubeta con solución de ácido peracético (Perasafe) o lejía diluida al 5-10% durante 10 minutos. Lo que no se pueda sumergir por su tamaño, se debe volver a limpiar con bayetas impregnadas en la misma solución. Volver a aclarar con agua, secado con bayetas limpias y almacenar en lugar adecuado y protegido de la humedad.
La periodicidad de este proceso es después de cada uso y una vez a la semana en caso de no haber utilizado el material.
Desinfección nivel bajo
Se aplica al resto del material sanitario de la ambulancia. El proceso de limpieza con agua y detergente es el mismo que el anterior. Una vez limpio y seco el material, se aplica un paño impregnado en alcohol de 70º y se deja secar.
La periodicidad es después de cada uso y una de carácter general una vez a la semana.
Limpieza del interior de la ambulancia
Se trata de limpiar y desinfectar el suelo, paredes, techo y muebles del interior. Primero se abrirán las puertas de la ambulancia para asegurar una buena ventilación, después recoger el material contaminado en bolsas y se retirará el material de la ambulancia.
Una vez despejado el interior se aplicará una solución de lejía diluida al 5-10% a las superficies utilizando paños impregnados. Dejar actuar 10 minutos si es posible. Limpiar y desinfectar el material previamente extraído y volver a colocarlo en su interior. Limpiar el suelo de la ambulancia con fregona (nunca con escoba) y dejar secar.
La limpieza del interior de la ambulancia se realizará siempre que se precise. Es decir después de cada servicio en que se haya ensuciado el interior y con carácter general una vez a la semana.
Todo proceso de limpieza y desinfección se realizará con guantes y una vez utilizadas las soluciones desinfectantes (Perasafe o lejía) no se podrán reutilizar.



Resumen
Las ambulancias actuales destinadas al transporte de enfermos no se dedican sólo al transporte de
pacientes, sino que están dotadas del material necesario para prestar asistencia en ruta, al mismo tiempo que su personal cuenta con la formación específica para el desempeño de su labor.
Cada ambulancia ha de tener en regla toda la documentación legalmente exigible para el desempeño de su labor: la certificación técnico-sanitaria, la tarjeta de transporte, el permiso de circulación, la autorización de industria, el seguro obligatorio y la autorización administrativa. El conductor además, estará en posesión del carnet de conducir de la categoría BTP. Estos vehículos deberán llevar además planos y callejeros de las localidades en las que se desarrolle su actividad, un mapa de carreteras de la Comunidad Autónoma, hojas asistenciales, un listado con las claves de las mercancías peligrosas, un libro de registro de limpieza y desinfección del vehículo y de su material y un libro de reclamaciones.
La dotación del vehículo es la responsable del mantenimiento en perfecto estado del vehículo y del
material, comprobando en cada turno que todo esté en perfectas condiciones de uso. Es imprescindible además, la correcta uniformidad del personal en el desempeño de su labor diaria, al igual que el aspecto exterior de la ambulancia, que es un fiel reflejo de su estado interior.
Se prestará especial atención a la higiene y desinfección de la ambulancia y del material, que se llevará a cabo siguiendo el protocolo establecido en la “Guía de limpieza, desinfección y esterilización” de Ib-salut-061UTE TSB.